Páginas

domingo, 4 de diciembre de 2011

Integración y (re)difusión de contenidos

Hemos visto a lo largo del taller las posibilidades que brindan servicios y herramientas en línea para la gestión de contenidos sociales: el uso de la sindicación web, la organización de enlaces que marcamos como favoritos, la creación y gestión básica de un blog y la práctica del microblogging. 
Cada una de estas herramientas, si bien independientes en su génesis y tipo de contenido a gestionar, pueden integrarse unas a otras.

¿Cómo es posible?

Dentro de las tecnologías que mencionamos en algunos momentos del taller se encuentran las APIs. En términos de la Wikipedia, API (Application Programming Interface), es una especificación basada en código fuente para realizar el intercambio de datos y funciones entre diferentes aplicaciones. Una API puede incluir diferente tipo de información (rutinas, estructuras de datos, clases de objetos, etc.), y adoptar diferentes formas (Wikipedia, 2011). La API se refiere a un código, referido a ciertas funciones de un desarrollo (software) que su dueño decide compartir.

Cuando una empresa dice liberar su API o una API, lo que hace es abrir una puerta con acceso público a funciones y controles (partes ya programadas de un código) para que los desarrolladores puedan crear un (sub)programa utilizando esa información. Que una empresa ofrecezca públicamente esta información facilita la creación de aplicaciones externas por un tercero y que esa nueva aplicación permita su integración con el software origen.


Hay muchos ejemplos de aplicaciones desarrolladas con APIs públicas. Si bien su origen se remonta a las aplicaciones de escritorio para distintos sistemas operativos y desarrollo masivo de software de aplicación, el acelerado crecimiento del software social y herramientas en línea han propiciado un fuerte desarrollo en base a APIs públicas. La práctica de publicar las APIs ha permitido a las comunidades web crear una arquitectura abierta para el intercambio de contenidos y datos entre las comunidades y las aplicaciones. De esta forma, el contenido que se crea en un solo lugar puede ser publicado/replicado/(re)difundido de forma dinámica y actualizada en varios puntos de la Web. (Wikipedia, 2011).

Grandes empresas como Twitter, Google y Microsoft han liberado algunas APIs que facilitaron la integración/operación/gestión de datos con aplicaciones externas a ellos. El término mashup aparece en escena y hace referencia a la combinación de datos, presentaciones y funcionalidades que provienen de diferentes fuentes, creando así nuevos servicios (Wikipedia, 2011)

¿Ejemplo práctico? 


En la página del taller creada en Facebook encontrarán diferentes tipos de integración: 
  • Una app que ofrece los últimos mensajes publicados en Twitter. 
  • Una app que permite gestionar feeds (RSS o ATOM), cuyo contenido se publica en el muro de la página. 
Cada desarrollador puede ofrece configurar la app. Para la gestión de feeds en la página de Facebook elegimos RSS Graffiti que permite agregar diferentes canales y configurar la forma en que aparecerá el contenido en el muro. He utilizado esta última aplicación para agregar:
  • el feed del blog colaborativo
  • el feed del blog del taller
  • el feed de la bibliografía en Zotero.
¿Cómo funciona?

Cada vez que ustedes publiquen en el blog colaborativo, el nuevo contenido aparecerá además en el muro de la página. Lo mismo sucederá cada vez que agregue contenido en los otros servicios: una nueva entrada en este blog, u otro ítem en la bibliografía.

Otras grandes empresas decidieron dar acceso a una API para potenciar el tráfico hacia sus servicios y ampliar sus funcionalidades. Ejemplos:
Agradecemos la valiosa ayuda que nos brindó Julián Cellini para armar este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Vas a hacer un aporte? Bienvenido será ;-)